Seleccionar página

Mis estanterías digitales (Steam, GOG, Humble e itch.io) están abarrotadas de títulos que no iba a jugar en la vida. Bundles, ofertas, la ilusión de que algún día sacaré tiempo para dedicarles… contribuyen a desarrollar el diogenismo digital. Para combatir este síndrome, además de desoír los cantos de sirena del consumismo, de cuando en vez dedicaré un rato a probar algunos de esos títulos que acumulan polvo unos y ceros en mis mis bibliotecas digitales.

diogenismo digital

En estas  primeras semanas del año jugaré una hora (y solo una) a cada una de las catorce obras de esta primera selección. El próximo lunes publicaré una entrada con unas breves impresiones de las siete que voy a probar esta semana. La siguiente haré lo propio con las restantes.

Aposté por jugabilidades variadas, aunque dejé un género al margen: la aventura gráfica (dedicaré en el futuro algún que otro diogenismo digital en exclusiva a mi género predilecto).

Juegos de esta primera ronda de diogenismo digital

  1. Aquaria (Bit Blot, 2007)
  2. Lone Survivor (Jasper Byrne, 2012)
  3. FootLOL (Lion’s Shade, 2013)
  4. Edge (Two Tribes, 2011)
  5. Closure (Eyebrow Interactive, 2012)
  6. Hamlet (Denis Galanin, 2012)
  7. Snuggle Truck (Owlchemy Labs, 2012)
  8. Capsized (Alientrap, 2011)
  9. Gods Will Be Watching (Deconstructeam, 2014)
  10. Speedball 2 HD (Vivid Games, 2013)
  11. Life of Pixel (Super Icon Ltd, 2014)
  12. Knock-Knock (Ice-Pick Lodge, 2013)
  13. Lume (State of Play Games, 2011)
  14. Crayon Physics (Kloonigames, 2009)

Se trata de una selección heterogénea: variada en cuanto a géneros, mas también con títulos de diferentes aspiraciones y que me despiertan grados de interés dispar. Me servirá para descubrir alguna obra que me guste lo suficiente como para jugarla en profundidad; también confirmaré que otros no van conmigo; en la mayor parte de los casos, los juegos quedarán ahí reposando con la sensación de que los jugaría sin trauma si tuviese la maldición de la vida eterna, pero con una existencia finita siempre habrá opciones de ocio que me resulten más atractivas.

Mi diogenismo digital da para bastante más. Tengo suficientes títulos pendientes como para hacer varias selecciones equivalentes a esta. Incluso, además de las aventuras, haré alguna entrega temática a lo largo del año —aunque el elemento cohesivo no será siempre el género—.