—Maestro Ibrahim, gran vidente especialista en todo tipo de problemas y dificultades, ¿en qué puedo ayudarle?

—¿Puedo hacerle una consulta personal antes de comenzar?

—Claro, por algo soy su curandero africano de confianza.

—¿Usted antes no se hacía llamar Diaby?

—…

—Ya, claro, tiene que ocultar su verdadera identidad porque usted es… ¿Batman?

—No, soy un gran astrólogo y científico.

—¡Batman es científico!

—¡Que no soy Batman!

—Está bien, solo una última comprobación: ¿qué es lo que tiene la piel amarilla y escribe?

—Un lápiz.

—Ahora le creo.

—¿Quiere que le ayude en algo o no?

—Sí, verá, es un asunto peliagudo. Días atrás, estando con una una muchacha se nos rompió el preservativo. Ayer no le bajó la regla, tal vez por los nervios, y me acaba de llamar muy preocupada. Quedamos en volver a vernos la semana que viene si todo sigue igual para hacer una prueba de embarazo. ¿Usted podría influir para que el test salga bien?

—Seguro, el Maestro Ibrahim arregla casos muy desesperados con rapidez y resultados positivos y garantizados en siete días.

—¡Pues estamos bien jodidos!