Balance de las semis

A diferencia de cuartos, la de semis fue una jornada de muy pocos puntos. El mayor error del artículo anterior fue asumir que los pocos minutos de Eriksson en cuartos se habían debido a que todavía no estaba en forma tras la lesión, cuando por la semifinal parece que Casimiro lo había reservado. El pico que siempre da algún alero contra el Barça fue para el sueco y no para Seeley, como esperaba —por el estado de Eriksson—. El resto fue según lo previsto, salvo el negativo de Tomic, pero estaba en casi todos los equipos que seguían en competición.

Ese descenso en las valoraciones minimizó el impacto en los equipos que se habían quedado con menos de 11 jugadores. A pesar de ello, entre los míos —de suerte dispar—, uno de ellos se metió en el Top 1000, pasó del 948º al 83º de la general con los 153 puntos de la jornada. El top 50 queda a 6 puntos. Es factible que los recupere en la última jornada, no obstante, como se puede ver, hay muchos equipos en pocos puntos. En la final puedo salir con 11, y lo voy a hacer, pero uno será Atoumane Diagné, que no va a jugar, así que para el caso voy con 10. El presupuesto, llegados a este punto, no da para mucho —incluso menos que antes—. Hay que priorizar.

final

No hay mucho que rascar. En este caso, el equipo que gane solo importa para el 20% del bonus, pero no vamos a elegir en función de eso, porque, de hecho, poco podemos elegir. Tendremos que decidir si ir con 11 —si podemos— incluyendo jugadores como Navarro, Taylor o Koponen, o renunciar a algunos —dejando eliminados o fichando baratos del Madrid y el Barça que no vayan a jugar— para poder llevar en el equipo a los que tienen más opciones de pico.

Bases

Doncic, Facu y Heurtel. Vamos con los tres o salimos con alguno de menos, no hay más opción. En mi opinión es mejor ir con los tres, Doncic y Heurtel garantizan buena valoración y aunque el Facu haya pinchado en semis, en un partido de ritmo muy bajo por momentos, puede aprovechar que el Barça no es una gran defensa de esta posición. En caso de prescindir de uno, el argentino es el candidato más lógico.

Ás

Ribas, Rudy y Claver son las opciones más fiables y todos están a buen precio. El siguiente en la lista sería Carroll, que apareció en las semis y terminó con un 18, después de haber fallado en cuartos. Es una opción menos fiable y más cara… que puede decidir el juego. Es muy del perfil de los aleros que pueden dar un pico contra el Barça, pero no ha sido así en los dos enfrentamientos contra los culés de este año: un 8 en solo 7 minutos en la liga y un 12 en 15 en la Euroliga. Hanga hizo un 16.8 en semis, ese es el techo que podemos prever para la final, pero lo más usual es que esté por debajo: 8.4 en ACB y 6 en la Euroliga. Solo hay otro jugador en el Madrid que podría tener opciones remotas de superar la decena: Causeur —9 y 8 de precedentes contra el Barça—. En los blaugranas, en los pocos minutos que estén en cancha NavarroKoponen, si les entran los tiros podrían rondar la decena, si no, negativazo. Jeff Taylor va a superar la decena de minutos jugados, pero lo más probable es que quede por debajo de los 5 de valoración (-4 en semis).

Lo normal es que no tengamos dinero para completar la posición con opciones preferentes, así que podemos pensar en dejar a algún eliminado barato sin cambiar o en dar entrada a Kurucs.

Pívots

Los pívots principales del Barça, Oriola Tomic, valoraron por debajo de lo esperado: 8.4 y -2, sin embargo, siguen pareciendo las mejores opciones de los culés. El siguiente en discordia es Moerman, el único que ha superado la decena en semis: 14.4 (-1 en los cuartos). Y listo, Vezenkov no va a jugar. En el Madrid el más fiable es Tavares 15.6 en semis y 20.4 en cuartos. El otro que se salva es Thompkins: 10.8 en semis y 13.2 en cuartos. Ni Felipe ni Randolph llegan a 5 de valoración media en la Copa; el esloveno al menos juega más minutos. Si Tavares, Oriola y Tomic son las buenas opciones, las que pueden acercarse a la veintena, Thompkins es la elección conservadora —debería rondar los 10— y Moerman, la arriesgada —del negativo a la quincena—. Randolph sería para buscar el milagro, pensando en que resurja en la final.

El equipo del blog

Al equipo del blog le fue todo lo mal que le podía ir. A pesar de salir con 11, solo sumé 118.2 puntos. Subí, claro, eso era seguro: del 4208º al 2573º de la general. A pesar de que podría volver a salir con 11 en la final, no creo me dé para meterme entre los mil mejores. Subiré bastante aunque no acierte con los cambios.

Como decía ayer, hice el equipo pensando en dar entrada a Facu en el equipo para la final, en la que me parecía más interesante que en semis. Eso sí que lo voy a llevar a cabo: entra Campazzo por Radicevic. Los otros dos eliminados fueron Seeley y Rabaseda. Con la entrada de Facu no me queda gran cosa en caja, y apuntaba a un Navarro-Taylor, al que ahora se le podría sumar la opción Koponen, que no había jugado en cuartos. Pero he cambiado de opinión. En un escenario optimista, esa pareja podría sumarme un 10 en conjunto —algo que no han hecho en ninguna de las rondas anteriores—. Voy a renunciar a esa improbable decena, venderé solo al más caro de los Granca —Seeley— para fichar a Kurucs en su sitio y con ese dinero voy a cambiar a Randolph por Tavares. En este caso, el mejor escenario posible estaría por encima de la veintena, el probable se quedaría sobre los 15. Si le restamos los 5 de Randolph, tenemos que el escenario probable sería al menos igual que el escenario optimista de la pareja de aleros. Ahora resurgirá Randolph y perderé puntos con los cambios, pero parece una decisión sensata.

Nos leemos en semana y media con la vuelta del SuperManager de la liga. Podéis seguirme en Twitter para estar al tanto de los nuevos artículos.