Balance de la 13ª jornada

La jornada ha sido tan complicada como se preveía. Ha habido, en general, puntuaciones bajas, con lo que los 160.2 puntos de mi mejor son suficientes para mantener la 4ª posición. No solo han servido para retenerla, sino para afianzar ese puesto en cabeza: el liderato queda ahora un poco más cerca —a 14 puntos— y el 29º puesto, al que había caído 3 jornadas atrás, está ya a 47. La dinámica sigue siendo favorable. La pena es que había apostado por Neal para poder mantenerlo también esta semana, pero se ha lesionado y tendré que emplear en él un cambio que tenía planeado usar en otro jugador —al menos ha sumado algún punto más que otros aleros destacados—.

Así le ha ido a la selección de la semana pasada:

Bases
Jaime (26.4)
Hannah (21.6)
Wayns (14)
Fisher (1.2)
San Miguel (-3)
Cook (8.4)
Aleros
Popovic (20.4)
Eriksson (7)
Blazic (12)
Richard (4)
Neal (13)
Mumbrú (6)
Vidal (21)
Landesberg (4.8)
Thomas (13)
Pívots
Jordan (23)
Balvín (6)
Pustovyi (5)
Kelly (34.8)
Varnado (10)
Huskic (0)
Thompson (21.6)
Hay más rojo del deseable, no obstante, el quinteto de aciertos en el primer peldaño —Jaime Fernández, Hannah, Popovic, Jordan y, sobre todo, Kelly— ya dan por buena la selección. Esos 126.2 que dieron entre los cinco bastaron para que, a poco que hayan sumado los otros seis, los equipos hayan salvado —e incluso subido— esta jornada. Los míos han ganado casi todos posiciones y en los que había optado por Vidal en lugar de Mumbrú han escalado un montón de ellas. Lo peor de la selección ha sido San Miguel, que al final non solo ha resultado mala idea, sino que nadie ha valorado tan poco como él —incluso habría sido mejor dejar a Doncic y ahorrar el cambio, sin jugar ha hecho 3 puntos más que Rodrigo—. No ha penalizado mucho porque de los otros bases bandera populares —Jaime a parte, que era fijo— el mejor ha sido Oliver con un modesto 5 —ha habido otros mejores, pero son jugadores con los que no se contaba—. Mucho más determinante en una jornada de bajas valoraciones ha sido atinar con Kelly. Si la diferencia entre San Miguel y Oliver se quedó en 8 puntos, la diferencia entre Kelly y Huskic —alternativa más común— ha ascendido a 34.8. A pesar de que han fallado varios jugadores que esperaba que se moviesen en la veintena —como Eriksson y Richard—, el saldo de la selección es positivo —y hay que tener en cuenta que no solo se buscaba valorar bien esta jornada, sino que varios de ellos pudiesen continuar en el equipo en la décimo cuarta—.

Selección de la 14ª jornada

Como se empieza a convertir en costumbre, primero pongo la selección y después la explicaré. Si los partidos europeos o alguna novedad de última hora cambiasen las cosas, editaré el artículo y avisaré en mi cuenta de Twitter de los cambios.
Bases
Doncic
Heurtel
Hannah
Jaime
Wayns
Uriz
Aleros
Popovic
Schilb
Green
San Emeterio
Smits
Blazic
Thomas
Pívots
Shengelia
Norel
Kelly
Jordan
Thompson
Dubljevic
Reyes
Poirier
Pustovyi
Los cinco cambios  de esta jornada no van a ser suficientes para recuperar un equipo equivalente al que teníamos antes de los partidos aplazados: en los míos sustituí entre 8 y 9 jugadores la última jornada, con lo que habrá tres o cuatro que no pueda recuperar, si quisiera, por ahora. Así que sigue siendo fundamental la planificación, deben entrar jugadores que nos sirvan más allá de esta jornada, para que entre la siguiente y, tal vez, la otra podamos volver a tener el equipo que queremos —que no tiene que ser el de antes, mas sí uno de fiabilidad equiparable—.
Bases

El regreso de los jugadores que descansaron nos deja un panorama más alentador. A lo alto del primer escalón vuelve Doncic. En 7 de los 12 partidos que ha disputado superó la veintena, lleva una media de más de 22, su valoración más baja fue un 13.2 en la primera jornada y es bandera. Tiene que regresar ya. Punto. Aunque no va a entrar en muchos equipos —porque ya tienen al resto de jugadores de este primer nivel—, Heurtel es la segunda mejor opción de la jornada. El base francés es un seguro en casa: supera los 23 de media y todavía no ha bajado de los 16.8. La próxima jornada viaja a Sevilla para medirse a la segunda peor defensa de los bases —en sus tres partidos contra las defensas que más valoración concede lleva una media superior a los 26—. Hannah ha sido de los pocos bases que han cumplido esta semana. Sigue con su gran momento de forma y ya acumula 4 partidos de 20 o más de valoración de los últimos 6. Su media en los últimos 4 es de más de 23. Su calendario le resulta favorable: esta semana juega en casa contra el Baskonia —5ª peor defensa de los bases— y la próxima viaja a Fuenlabrada —3ª peor—. No había razones para ir sin él la pasada y no las hay para desprendernos de él ahora. Jaime Fernández está en casi todos los equipos, es cupo y lleva una racha muy buena: son ya 6 partidos sin bajar de los 15. Se enfrenta a una defensa exigente: el Obradoiro es el 5º equipo que menos recibe de los bases en casa. No obstante, el equipo compostelano se encuentra en mala dinámica —4 derrotas consecutivas, que incluyen 3 partidos fuera de casa— y promedia 27.5 de valoración recibida por los bases en esos 4 partidos perdidos de forma consecutiva —lo que la convierte en la peor defensa en ese período—. Así que no sería de extrañar que Jaime sumase un nuevo partido por encima de la quincena. La semana que viene recibe al Burgos en Andorra, la 3ª peor defensa de los bases, pero con una dinámica contraria a la del Obra: en los 4 últimos partidos —2 victorias— tiene una media de solo 7 puntos de valoración recibidos en la posición de uno. Su bandera y las urgencias de cambio en otras posiciones aconsejan su continuidad —al menos esta semana—.

El primer peldaño debería cubrir las necesidades de los equipos de la general, pero en este segundo nivel voy a dar un par de opciones baratas para los que disponen de un presupuesto modesto. Eso sí, tiene un contra común: no son buenas opciones más allá de esta jornada. El norteamericano Wayns (actualización: a poco de comenzar la jornada se confirma que será baja) lleva cuatro partidos en torno a los 15 de valoración y está siendo uno de los anotadores más consistentes de la Penya. Esta semana juega contra una defensa amable con los bases rivales: Valencia Basket —que además tendrá la baja de Vives—. La semana que viene recibe en Badalona al Madrid, segunda mejor defensa de los bases. Subirá casi 60 mil euros su broker esta semana y debería volver a subir el máximo también la siguiente a poco que cumpla en esta. Otra opción barata con subida fácil —64 mil con un 3.4— es Mikel Uriz. A los 28 años le está llegando su confirmación en ACB, tras debutar en la 09-10 con el Bilbao. En sus dos ejercicios vinculado a los hombres de negro —jugaba en el Santurtzi— no llegó a jugar ni 10 minutos totales en los tres partidos disputados en ACB. Tras un comienzo de temporada complicado en Sevilla, parece que ya le ha cogido el pulso a la categoría. Ha aumentado sus minutos —por encima de la veintena en los últimos tres— y en la racha de tres victorias de los verdiblancos ha superado la decena en todos —16.8, 13.2 y 15.6—. Además, McGrath es baja, aunque debería regresar al equipo el exmadridista Draper. El Zaragoza es una defensa benévola con los bases rivales. La semana que viene repetirá en casa, aunque contra la mejor defensa de los unos, la del Barça.

Teniendo en cuenta las grandes opciones que ofrece el primer nivel, parece innecesario asumir el riesgo de fichar a Huertas Granger, que viajan a Murcia, tercera mejor defensa. Cabe apuntar que por Murcia todavía no ha pasado ninguno de los bases más caros del juego. El equipo rojillo sí que se ha enfrentado lejos del Palacio de Deportes al Madrid y Barcelona, y en esos partidos tanto Doncic como Heurtel tuvieron grandes valoraciones: 26.4 y 30. Por lo tanto, no se puede descartar una buena valoración de alguno de ellos, no obstante, carece de sentido más allá de cazajornadas asumir esa incertidumbre. Para este tipo de equipos, los que buscan ir a la contra para intentar llevarse alguna victoria parcial, se puede nombrar a McCalebb. La baja de Neal obliga a que otro jugador absorba ese protagonismo ofensivo y el único capacitado para ello en los aragoneses parece ser el base con pasaporte macedonio. En frente tendrá al Betis, segunda peor defensa de los bases. Si alguien tiene a su compañero Bellas, y anda muy apurado con los cambios, no debería de ser una tragedia tener que quedarse con él. Como apuesta arriesgada para cazajornadas se puede pensar en Mekel, que se enfrenta a una de las peores defensas de los bases —la del Canarias— y puede ver cómo crecen sus minutos en cancha por los problemas físicos de Oliver.

Aleros

Cómo ha cambiado el panorama de los aleros en las últimas semanas con las lesiones de Neal —se perderá un mes de competición— y Ponitka —igual vuelve esta semana, pero debemos darle cierto margen antes de recuperarlo para ver cómo se encuentra—. Si antes sobraban las opciones, ahora tendremos dificultades para completar un cuarteto fiable.

Por segunda semana consecutiva, Popovic está en lo alto del primer peldaño. Su racha de partidos por encima de los 20 puntos de valoración sigue creciendo y ya van 5. No parece que le vaya a poner muchos impedimentos para seguir con ella el Barça, segunda defensa que más valoración concede de las alas. La semana próxima recibirá al Murcia, que es una buena defensa de los treses. No obstante, ahora mismo no hay quien pueda pararlo. En algún momento tendrá que llegar el mal partido, pero sería una temeridad prescindir de él. Tras la marcha de Boungou-Colo, la media de valoración de Blake Schilb ha aumentado en 13 puntos. Ahora dispone de más minutos, asume un mayor número de tiros y su implicación colectiva ha crecido —ha aumentado su media de rebotes y asistencias—. En la racha abierta de tres victorias del Betis ha superado la veintena en todos los partidos. Además, el calendario del norteamericano con pasaporte checo favorece que mantenga la buena línea: recibe de forma consecutiva en Sevilla a la tercera peor defensa de los aleros —Zaragoza— y a la segunda —Barcelona—. También tiene una subida fácil de nada menos que 90 mil euros.

En el segundo nivel vienen un par de banderas interesantes. Seguiremos tentando a la suerte con San Emeterio (actualización: se ha lesionado antes del partido de Euroliga del jueves y será baja varias semanas). El jugador de la cantera del Valladolid, más allá del pico cincuentenario, se mueve por encima de la decena —todavía no ha bajado de ella esta temporada—. Tiene un partido muy favorable en casa contra la Penya —fuera es la segunda peor defensa de los aleros— y la semana que viene va a Vitoria para enfrentarse a un Baskonia que no es de los peores rivales en su posición. Debido a la lesión de San Emeterio, ocupa su sitio en este segundo peldaño su compañero Erik Green. Llegó a ser el alero más caro del juego, aunque se encontraba en un momento complicado: llevaba tres partidos por debajo de la decena y el juego exterior del Valencia había recuperado efectivos, por lo que su peso era menor. Ahora que San Emeterio es baja y Abalde pasa por un proceso febril que no le permitirá estar al 100%, Green debería recuperar el protagonismo que lo llevó a ser el alero más valorado. En la Euroliga andaba mejor: ha pasado de diez en cinco de los seis últimos partidos. Pocos rivales mejores que el Joventut en Valencia tendrá para resucitar, y más ahora con las novedades de última hora. A pesar del descenso reciente, su media de valoración todavía se encuentra en los 18.2. Rolands Smits, que es cupo, se mide al equipo que lo ha adquirido este verano —y que lo ha dejado cedido en su club de origen—. Intentará dejar buena impresión en su próxima afición y, como decía arriba, la defensa del Barcelona es una de las que más valoración conceden a los aleros. El prometedor baloncestista letón se encuentra en dinámica ascendente. Solo ha bajado de la decena en uno de sus últimos 9 partidos. Contra el Murcia ya no será tan interesante. Jaka Blazic viene de una mala serie en casa: 12 y 4, que se unen al 2.4 contra el Unicaja y al -1 contra el Canarias. Intercalado con estos, tuvo como local un pico contra el Sevilla que hace que su media «solo» sea cuatro puntos inferior en Andorra. Lo cierto es que fuera muestra mucha más fiabilidad: 19.2, 24, 21 y 23 en sus últimas cuatro salidas que deja una media como visitante de 17 —que estarían muy bien para esta jornada—, porque en sus dos primeras salidas de la temporada a Madrid —Real— y Murcia no le fue bien —12 y 3—. Esta semana va a Santiago —que no es una defensa de las más exigentes— y después recibe en casa al Burgos, cuarta peor defensa —contra las peores defensas sus números aumentan de forma apreciable—.

En el tercer escalón hay extras (ahora solo uno con el paso de Green al segundo peldaño) que eran casi fijos semanas atrás y que atraviesan momentos de menor fiabilidad. Otro que ha perdido presencia en los equipos es Matt Thomas. El obradoirista lleva 5 partidos sin superar la veintena, aunque en cuatro de esos cinco sí ha superado la decena. El Obra necesita romper ya con la racha de 4 derrotas consecutivas para seguir optando a la Copa, si lo logra, las posibilidades de buena valoración de Thomas se disparan: en 5 de las 7 victorias de los santiagueses ha superado la veintena. Su media de valoración en casa se mantiene en 18 puntos a pesar del 10 contra el Madrid y el 7.2 contra el Canarias —dos defensas complicadas— en las últimas visitas recibidas en Fontes do Sar. El rival de esta semana no es una de las peores defensas y la que viene tiene una salida complicada a Málaga —cuarta mejor defensa de los aleros—.

De los que quedan fuera esta semana, los aleros con bandera más frecuentes de la semana pasada tienen partidos muy complicados: Vidal viaja a Valencia —fuera de casa baja su rendimiento y los taronjas son la segunda mejor defensa de los aleros—, Eriksson lo hace a La Laguna —fuera de casa su media cae a la mitad y además el Canarias es una buena defensa en la posición de tres— y Mumbrú recibe al Unicaja —buena defensa de los aleros, además, el rendimiento del canterano de la Penya baja de forma considerable en Bilbao—. Ir con Landesberg fuera de casa es como jugar a la ruleta rusa, puede salir pico o muerte.

Pívots
Los regresos dejan buenas perspectivas en los pivotes. En el primer nivel deben volver a los equipos los interiores más valorados del juego. Shengelia está en un momento imperial, ya es el pívot más caro del juego y además nos suma una apetecible bandera. Norel, el jugador más valorado de la liga, tiene una salida favorable a Burgos, peor defensa de los cincos. Kelly es el hombre del momento, después de una jornadas de aclimatación a la competición está siendo clave en la racha de victorias de los béticos. Su 34.8 de la semana pasada lo coronó con un un triple inverosímil que certificó la victoria en una cancha en la que todavía no había ganado nadie este año: el Gran Canaria Arena. Encadena en esas tres victorias valoraciones de 31.2, 24 y 34.8. Su rival, que es una buena defensa de los aleros, se encuentra en una dinámica contraria: 5 derrotas consecutivas llevan los súbditos de Cuspinera. La semana que viene se medirá, también en Sevilla, al Barcelona, mejor defensa interior.

El segundo peldaño ofrece opciones con menores posibilidades de pico y alguna incógnita. Jordan está en muchos equipos y su 23 sabe a gloria. Ahora viaja a Valencia, una defensa amable con los pívots rivales. Los interiores relevantes que se enfrentaron a los naranjas han valorado así: Kelly se quedó en 9 —pero fue en su debut, no tiene nada que ver con su momento actual—, Pustovyi hizo un 16, Tobey sumó 13, Randolph se fue a 24, Thompson llegó a 22, Seraphin tuvo su mejor partido con un 21.6, Brown 20.4 y Norel se quedó en un 13 en la última jornada. Las perspectivas son buenas para el jamaicano. La semana que viene recibe en Badalona al Real Madrid, tercera peor defensa de los pívots. No hay razón para deshacernos de él. Deon Thompson regresó a la veintena más de un mes después en la victoria en Badalona. Ahora tiene un partido muy favorable en casa —donde su media crece más de seis puntos— contra un GBC que concede buenas valoraciones interiores. La semana que viene viaja a Andorra, una defensa que tampoco le debería poner las cosas difíciles. Dubljevic ha recuperado los galones tras la vuelta de la lesión. Cumplió contra el GBC —16.8— y mantuvo la buena línea en la Euroliga —18 y 21 en las nuevas derrotas contra el Madrid y el Zalgiris—. La Penya no es un rival complicado y la semana que viene sí que tiene un partido duro en Vitoria contra la 5ª mejor defensa. Si necesitamos otra bandera, Felipe Reyes no es mala opción. Es el interior más consistente de los blancos —promedia más de 21 de valoración en las últimas tres jornadas— y se enfrenta en casa al equipo en el que se formó, el Estu, que es una de las defensas más benévolas con los pívots. La próxima semana viaja a Badalona, por lo que podría seguir sin problemas en los equipos que apuesten por el.

En el último escalón va una opción buena y barata y un jugador que semanas atrás en un partido como este habría sido de entrada obligada en los equipos. La importancia de Poirier en el juego interior baskonista crece semana a semana. Lleva cinco partidos por encima de la decena: 15.6, 12, 15.6, 16.8 y 28.8. En la Euroliga refrenda su buen momento: 35, 15 y 19 en las últimas tres jornadas. Sus números son mejores como local, aunque la salida a Murcia no es complicada. La próxima semana recibe al Valencia, que, como decía, es una defensa propicia. Cuesta poco más de medio millón, subirá casi 77 mil esta semana y lo seguirá haciendo en próximas. Cierra la selección de esta semana Pustovyi. El gigante ucraniano era una elección casi obligatoria cuando jugaba en casa. Ahora se encuentra en el peor momento de la temporada, su importancia en el Obradoiro se ha reducido mucho, tanto en minutos como en juego que pasa por sus manos —apenas está participando en la ofensiva del equipo—. Lleva una decepcionante serie de 7, 7 y 5 puntos en las últimas tres jornadas. A su favor tiene que como local todavía está por encima de los 20 de valoración media y se enfrenta a una defensa bastante permisiva con los pívots, la del Andorra, que además esta semana ha perdido por lesión al jugador que le podía dar más problemas: el polaco de 2.16 Przemek Karnowski. Si mejora en su concentración y evita las faltas innecesarias —su talón de Aquiles—, debería tener una buena valoración. En cambio, es lógico que los managers ya no se fíen de él. La semana que viene tiene una salida muy complicada a Málaga, segunda mejor defensa de los pívots, con lo que solo debería quedarse en los equipos que ya lo tuviesen y cuenten con sustituciones más urgentes. Tampoco es mala opción para cazajornadas.

Fuera de la lista, Balvin —que baja mucho fuera de casa— y Tobey tienen un partido complicado por delante, se enfrentan entre ellos. Pleiss ha perdido todo protagonismo con el regreso de Dubi. Shermadini tiene un partido favorable en Bilbao, pero puede no contar con minutos suficientes y el buen momento de Augustine tal vez le reste opciones, así que no vale la pena apostar por él con las buenas opciones que hay esta jornada.

El equipo del blog

Aunque más allá de los fijos de la selección no atiné con ninguno de los jugadores que completaban el equipo, los 151.2 puntos de Andrómenas me han servido para ascender otros 89 puestos hasta el 1522º de la general. Avanzo poco a poco hasta el anhelado Top 1000.

De la planificación que adelantaba en el último artículo, al final no me desprenderé de Kelly debido a su gran momento. San Miguel —hasta nunca— sale para dar entrada a Doncic. Richard deja su sitio a Green y Mumbrú a Schilb. En los pívots, vuelven Shengelia y Norel por Balvin y Pustovyi. No tengo más remedio que quedarme con Eriksson —y esperar que esté inspirado desde los 6.75—, no solo tiene un partido muy complicado fuera de casa, sino que viene de disputar tres prórrogas en la Eurocup en la derrota que ha relegado a su equipo a la cuarta posición del grupo —habrían sido primeros si hubiesen ganado—.