Balance de la 17ª jornada

Este 2018 está siendo un año de caída continua en mi mejor equipo. Lo había comenzado en el podio y ya estoy el 33º de la general, peor posición tras la primera jornada.  Otra vez fue una semana de puntuaciones altas y volví a cometer un grave error —hice 192.8 puntos—. Para Andrómenas era un riesgo asumible ir sin Hannah (algo muy raro pasa con su par, Wayns, que ha dado un cambio enorme en las dos últimas jornadas y no incomodó a Clevin ni en defensa ni en ataque), pero en el 11º de la general no tenía ningún sentido empecinarme en esa diferenciación. Arriba es más importante no fallar que acertar. Simplemente con Hannah en el sitio de Van Rossom las cosas habrían quedado más o menos como iban. También fue clave que en mi duda de la jornada, Blazic o Landesberg, no me hubiese atrevido a mantener al esloveno a pesar de lo que me tiraba —como decía en el artículo—. No hay forma de acertar. La de este y la del equipo del blog, otra vez he repetido en ambos, fue la peor combinación de todos mis equipos —en uno, incluso, con jugadores de la lista y sin Hannah, acabé con 240, que no dieron ni para entrar entre los mil mejores de la jornada, pero que en mi mejor me hubieran dado la vida—. En este final de la primera vuelta he echado a perder parte de lo hecho hasta entonces. Queda media liga por delante y todavía puedo… perder muchos puestos más. A eso hay que sumar, una semana más, la deplorable imagen de la Penya. Malos tiempos.
Bases
Heurtel (11)
Van Rossom (6)
Hannah (27.6)
McCalebb (13)
AleroS
Ponitka (36)
Schilb (7)
Soko (19.2)
Vidal (11)
San Emeterio (12)
Landesberg (1)
Vasileiadis (8.4)
Blazic (21.6)
Pívots
Shengelia (40.8)
Pleiss (21.6)
D. Thomas (5)
Shermadini (31.2)
Norel (22)
Thompson (8.4)
Jordan (16)
Kelly (16)
Pustovyi (36)
Brown (-5)
Tavares (19.2)
Tomic (9)
A la selección de esta semana le ha ido bastante mejor que a mí. Se podían hacer unas cuantas combinaciones buenas. El tropiezo de Van Rossom fue inesperado, ya decía que tenía una fiabilidad total cuando superaba los 25 minutos. El asunto es que, a pesar de la lesión de Sergi García, se quedó en 21 minutos de juego en lugar de los 30 esperables. Su pico lo absorbió Rafa Martínez. Ya apuntaba en el análisis de la semana pasada que no descartaba un gran partido por su parte —y también apuntaba a Green como opción de riesgo, que volvió a dar un pico después de mucho tiempo—. Acierto lo que no tengo que acertar. Heurtel solo hizo 11 de valoración con 19 puntos, 8 asistencias y 5 rebotes. En fin…

Selección de la 18ª jornada

Primero la selección, después la explicación. Si algún imprevisto antes del cierre cambiase las cosas, avisaría en mi cuenta de Twitter y actualizaría el artículo.
Bases
Doncic
Heurtel
Hannah
Jaime
Van Rossom
Granger
AleroS
Ponitka
Soko
Neal
Eyenga
Landesberg
Schilb
Blazic
Martínez
San Emeterio
Carroll
Eriksson
Van Lacke
Pívots
Shengelia
Norel
Shermadini
Tavares
Pleiss
Pustovyi
C. Suárez
Será una semana atípica, porque solo tendremos que decidir dos de los cambios, el otro viene dictado por el regreso de Luka Doncic.
Bases

Primer nivel. Jugó el jueves en Euroliga, así que Doncic tiene que regresar ya. El Bilbao es una de las defensas más flojas en las posiciones exteriores. Se trata de un partido propicio para que el esloveno supere la treintena. Sería una temeridad ir sin él. A pesar de las dos decepciones consecutivas, Heurtel sigue en el segundo puesto de mi lista. La última jornada Ribas causó baja por problemas musculares en la ingle, así que el francés jugó 31 minutos. Hizo buenos números, pero los dos libres fallados, las 5 pérdidas y las 4 faltas personales redujeron su valoración a 11 —no es lo que se espera de él—. Ahora juega contra la Penya, que ni en un partido tan importante y como local la semana pasada dio muestras de mejora —a ver qué aporta el argentino Laprovittola—. Últimos bases que se enfrentaron al Joventut: Hannah (27.6), Tabu (24), Doncic (14.4 en solo 13 minutos) y Campazzo (16.8), Cook (24) y Van Rossom (22.8). Con minutos debería salirse. Si Ribas no llega, los tendrá seguro. Como es previsible que el Barça gane de paliza, podemos temer que descanse de más —en caso de que ya esté Ribas—. Pero incluso en ese escenario, con una afición ya harta del equipo, un Sito muy cuestionado y en un derbi, me extrañaría mucho que no intentasen hacer toda la sangre posible, por lo que creo que sí va a estar al menos 20 minutos en pista —que le deberían llegar para valorar bien—. Cierra este primer escalón un Clevin Hannah que está espectacular. Lleva 3 partidos seguidos por encima de los 20 de valoración y 5 dos últimos 6. Juega en casa, donde no es tan infalible —su media desciende casi 6 puntos—, aunque de los tres últimos partidos en el Palacio de Deportes, en dos sí que supero la veintena. Si nos remontamos un poco más, los tres anteriores ya habían sido a otro nivel y no había logrado superar la decena en ninguno; no obstante, están lejos en el tiempo lo suficiente como para que sean poco significativos. Más dudas nos puede crear el rival: el Canarias es la mejor defensa de los unos en las últimas jornadas —y la tercera mejor del año— y ningún equipo permite tan poca valoración a los bases fuera de casa como ellos. Sí podemos encontrar algunos bases que valoraron por encima de la veintena contra los isleños: Sergi García (28.8, j. 8), Jaime Fernández (27.6, j. 6) y Campazzo (24, j. 7). Como vemos, esas valoraciones fueron en jornadas consecutivas y hace ya mucho tiempo; llevan 8 partidos sin recibir más de 20 de ningún base —las últimas víctimas fueron Cook, 2, Granger, 1, y Huertas, 8—. Hannah, en la ida —segunda jornada—, hizo un 10 contra ellos. En el momento actual, si un jugador parece capacitado para romper la racha del Canarias, ese es el senegalés de Rochester.

Vamos con el segundo peldaño. La baja de Doncic hizo que Jaime Fernández se tuviese que quedar en muchos equipos, con erótico resultado: 22.8 de valoración. Por el momento el 8 contra el Estu parece que no marca tendencia. Esta semana va a Fuenlabrada. Fuera de casa desciende casi 7 puntos su media, pero es uno de los rivales más favorables —2º equipo que más recibe como local en los bases—. En la ida solo hizo 7 —2ª jornada—, aunque su momento era muy diferente al actual —solo había subido de 10 en una de las primeras jornadas, desde entonces, en 12 partidos solo ha bajado en uno de la decena—. Después tiene dos partidos en casa, contra el Real Madrid y la Penya, donde tiene casi 19 de media y solo ha bajado de 10 en la segunda jornada. Si necesitamos una segunda bandera en los bases, parece que podemos seguir confiando en él. Defraudó la semana pasada Sam Van Rossom (actualización: se ha llevado un golpe en la espalda en el partido de Euroliga y será baja). Todo apuntaba a un partido propicio para él, nunca había fallado cuando disponía de 25 o más minutos y… sigue sin hacerlo. Tal vez por la cómoda victoria y que es el único base puro sano del equipo, solo disputó 21 minutos e hizo 6 de valoración. Fue Rafa Martínez el que se quedó con su pico. Lo dicho en el artículo de la semana pasada sigue aplicando: si juega mucho —a poca resistencia que oponga el Obra así debería ser—, lo más probable es que lo haga bien. Tras el inesperado tropiezo, no despierta la misma confianza que los del primer nivel para entrar y, en los que estaba, parece el candidato número uno para dejar su sitio a Doncic. Jay Granger volvió a salir cruz, quedó por debajo de los 10 por cuarta vez en las últimas 5 jornadas —incluyendo el aplazado—. Si entra en la lista, y no hay que perder de vista que es una opción de riesgo, es por el rival. Se enfrenta al equipo en el que dio el salto a la élite, el Estudiantes, contra el que tiene una media de 20 en su carrera. Tanto en el Unicaja como en la primera vuelta de esta liga con el Baskonia —15.6— ha superado siempre los 15 de valoración contra los colegiales. Las dos veces que ha pasado de 10 en los últimos 8 partidos han sido picos. La defensa estudiantil es bastante accesible. La semana que viene recibe al Barcelona en Vitoria —13 en la ida—. Si algún equipo lo había metido la semana pasada, debería mantener la apuesta. En el partido de Euroliga de esta semana, contra su otro ex —Unicaja—, hizo un 26.

Fuera de la lista queda McCalebb. Ya decía que el alta de Neal podía afectar a su importancia y así fue, tuvo menos pelota, lanzó menos e incluso asistió menos. A pesar de ello, jugó treinta minutos. Creo que es mejor dejar pasar esta jornada, en la que viaja a Gran Canaria —su media baja 5.5. puntos fuera—, y ya veremos en el futuro. Tabu ha vuelto a coger ritmo en las últimas jornadas —24 y 16—, pero el partido contra el Madrid lo descarta.

Aleros
En los aleros parece haber tres opciones fiables, las del primer nivel, y luego muchas incógnitas que pueden decidir la jornada.

El primer escalón lo sigue encabezando Mateusz Ponitka. No hay nada neuvo que decir de él. Tiene que estar en cualquier equipo. Ovie Soko también se mantiene en el grupo prioritario. Todo intensidad, es un prodigio físico que nos ofrece las ventajas de un interior —rebotes, lanzamientos cerca del aro y muchas faltas forzadas— pero ocupando un puesto de alero en el juego. Parece que seguirá siendo muy interesante mientras el Murcia no recupere a sus referencias interiores. Contra la Penya tuvo un mal día en el lanzamiento, erró bastantes canastas fáciles —3 de 13 en tiros de dos— y aun así hizo 19.2. Lleva 5 partidos consecutivos superando la decena, cuatro de ellos con 19.2 o más. Juega contra el Canarias, que es una buena defensa de los treses, pero es mucho más permisivo con los cuatros —que es donde juega el británico—; contra ellos se salieron Radovic, Clark, Thompson, Mumbrú, Smits… Después sí que tendrá un rival muy duro con el Unicaja en Málaga y volverá a jugar fuera contra el Obra, que le viene bastante mejor. Tras tres jornada de baja por lesión, Gary Neal regresó con un 15. No está mal, pero igual parece algo escaso para devolverlo tan pronto al primer nivel. Si tenemos en cuenta que hizo esos 15 a pesar de un 1 de 7 en tiros de dos, ya tiene otro interés. Se cascó 31 minutos, anotó 18 puntos, lanzó 8 triples —con 4 aciertos—, dio 3 asistencia y recibió 7 faltas. Por si había dudas, sigue siendo el jefe del Zaragoza, el destino de los aragoneses está en sus manos. Juega en Gran Canaria contra una defensa bastante permisiva y después recibe al Obra, que tampoco es de las más exigentes. Fuera de casa su valoración media decrece en 6.5 puntos hasta los 12.5, no obstante, hay que poner matices. Las tres primeras salidas —jornadas 1, 3 y 4— fueron todavía en fase de adaptación, después de ellas solo ha bajado de la decena en la derrota contra la Penya, en aquel partido en el que se le veía muy crispado y en el que incluso fue eliminado —con todo, hizo 15 puntos y 7 rebotes—. En la ida contra el Granca —j. 2—, cuando todavía le estaba tomando el pulso a la competición, sumó 14.

Segundo peldaño. Chris Eyenga había empezado la temporada como un tiro. Después estuvo 6 semanas en malas valoraciones hasta que resucitó contra la Penya con tope de la temporada. Desde entonces, 6 de 7 partidos por encima de los 10 de valoración. Tenía dos salidas muy complicadas consecutivas que lo dejaron fuera de mi lista, pero las superó con nota: 13 y 20 contra Real Madrid y Valencia. Ahora vuelve a casa para jugar contra el Andorra, que no es de las defensas más exigentes y ya había hecho 16.8 en la ida. Después va a Bilbao, que aunque mejora mucho en casa, sigue sin ser de los peores rivales posibles. Parece una opción sólida. El que lleva unos partidos por debajo de los esperado es Sylven Landesberg. Si antes digo que ahora por lo menos en los partidos que no estaba inspirado se mantenía por encima de la decena… Un triste uno que nos regaló! Con él sabemos que el pico llegará, pero no que nos vaya a compensar aguantarlo hasta entonces. Si está en la lista es porque la jornada da muestras de que puede ser esta. Juega en casa contra un equipo de Euroliga —le gustan este tipo de partidos ante su público: 31.2 contra el Barça y 23 contra el Madrid— y el Baskonia no destaca por su defensa exterior. Después viaja a Badalona y recibe al Betis, así que el calendario es favorable para que pueda mantenerse varias semanas en nuestros equipos. Me da buenas sensaciones, no obstante, con el escolta hebreo ya sabemos que hay pocas certezas. En mi caso, lo voy a mantener en los equipos en los que ya estaba. Seis semanas después, Schilb ha bajado de los 10 de valoración. El Baskonia, obligado a ganar para estar en Gran Canaria, ha pasado por encima del Betis menos competitivo de las últimas semanas. Eso también hizo que el checo de Illinois no se exprimiera tanto como en compromisos anteriores. Ahora regresa a Sevilla para enfrentarse a un GBC que es de los mejores en la defensa de los aleros (en la ida Schilb hizo 2 en Donosti, en su debut ACB; no tiene nada que ver con el momento actual, solo jugó 16 minutos y no tenía la importancia de la que goza ahora). Va ser un partido complicado para él, debería superar la decena e incluso puede volver a rondar la veintena, mas el rival lo desciende al segundo nivel. La semana que viene se enfrenta al Valencia en la Fonteta, que es la mejor defensa de los aleros. No es un mal momento para pensar en darle un descanso. Blazic al fin consiguió valorar bien en casa, no lo hacía desde la 8ª jornada. La clave de su buena valoración fueron los tiros libres. Como ya comentara algunas veces a lo largo de la temporada, llamaba mucho la atención la involución de Blazic en los 4.60 desde que llegara a la ACB. Comenzara como un buen tirador y en los últimos tiempos había llegado a ser de los peores lanzadores entre los jugadores exteriores. Pues bien, lleva anotados 26 de los últimos 29, un formidable 90%, que contrasta con el 47 de 78 que llevaba hasta entonces —60%—. Ahora le toca fuera —Fuenlabrada—, donde incrementa sus números: llevaba 5 jornadas al rededor de los 20 de valoración hasta el tropiezo de la última salida. En la ida hizo un 13. Si mantiene la  línea en los libres, debería valorar bien, por lo que puede seguir tranquilamente en los equipos en los que estaba. Si no lo teníamos, el partido de la próxima semana contra el Madrid en el Principado invita a que apostemos por otro alero que ofrezca mejores perspectivas a dos jornadas. Mientras Sergi García siga de baja, Rafa Martínez se postula como una de las banderas más interesantes en las alas. Su media sin Vives, es decir, su media con solo un base en la rotación valenciana, era de 20 de valoración. Bajó a 10.8 en el debut de García y ahora, con otra lesión del mallorquín que lo obliga a ayudar de nuevo a Van Rossom en la dirección, regresó a su senda anterior: 28.8. Hay un pero, y no es pequeño, su diferencia de valoración entre los partidos de casa y los de fuera es de las más altas de la competición: desciende casi 8 puntos lejos de la Fonteta. Veremos cuál de las dos estadísticas se impone. El siguiente partido es contra el Betis en casa, si no estuviera recuperado García para entonces, tendría una gran probabilidad de pico.

Al tercer nivel desciende Fernando San Emeterio. El regreso de Sastre y Green permiten que Vidorreta le pueda dar más descanso —bajó de 25 a 18 minutos entre la 16ª y 17ª—, con lo que sus probabilidades de pico descienden. Aun así, es una bandera que sigue sin bajar de la decena en toda la temporada, por lo que mantiene interés. El calendario le es favorable: Obradoiro, Betis y Burgos. Para esta semana me gusta Jaycee Carroll. En sus 6 últimos partidos computables para el SM ha superado los 10 —entre ellos, había valorado negativo contra el Baskonia en el aplazado—, viene de un pico —31.2— y se enfrenta al Bilbao Basket, peor defensa de los aleros a domicilio. Hay que tener en cuenta que no es de los jugadores más regulares —las dos únicas veces anteriores que superar los 20, descendió la semana siguiente al rededor de los 10: 9.6 y 10.8—. Eriksson en casa solía ser de las opciones más apetitosas, por rendimiento y bandera, y se enfrenta además a una de las defensas que más valoración permite de los aleros —Zaragoza—. Ya no ofrece tantas garantías: no está en su mejor momento de forma —viene de un negativo en Málaga con un 1 de 7 en triples— y Brussino está teniendo bastantes minutos y debería ir ganando en importancia; no obstante, sigue pareciendo un alero interesante si necesitamos una bandera y queremos diferenciarnos. Después tiene dos partidos seguidos fuera —y el primero es contra el GBC— por lo que si entra debería ser solo para esta jornada. Fede Van Lacke llevaba tres grandes valoraciones antes del difícil partido contra el Madrid —mejor defensa a domicilio—, en el que descendió a 8. Ahora viaja a Sevilla, para enfrentarse a la segunda defensa que más concede como local —su valoración crece mucho contra las peores defensas—. Otra opción interesante si buscamos diferenciarnos.

Fuera de la lista podemos hablar de Green, que había comenzado la temporada como alero más interesante. Pasó de andar de forma habitual por encima de la veintena a ni siquiera acercarse a la decena. El primer partido tras regresar de la lesión —el segundo, de hecho, porque estuvo también en la Euroliga: 14— hizo un esperanzador 25.2 en solo 19 minutos. Como decía, el juego exterior del Baskonia ya ha recuperado todos los efectivos en cuanto a escoltas y aleros, por lo que ahora debería haber un mayor reparto. Tendremos que ver si, aunque sea con algunos minutos menos, vuelve a ser el de antes y lidera la ofensiva taronja mientras está en cancha. Para cazajornadas puede ser una buena opción; para equipos de la general, mejor aguardar.

Pívots

El primer escalón viene con grandes opciones y generoso en banderas. Los fijos Shengelia Norel lo siguen siendo. Podemos sumar a ese grupo a Shermadini, que por cuarto partido computable consecutivo ha superado la veintena con un 31.2 —tope de la temporada—. Lleva desde la tercera jornada sin bajar de los 10. Uno de los grandes valores de Sherma es su excelente mano desde el libre: 89%. Se enfrenta a un Burgos que en el global es la segunda peor defensa interior, aunque ha mejorado bastante en las últimas jornadas, en las que está jugando a gran nivel. En cualquier caso, no debería ser un escollo para el gigante georgiano. La semana siguiente recibe al Murcia. Contra ninguno de los dos lo hizo bien en la primera vuelta, pero entonces todavía no se había adaptado al juego del equipo —12 y 13 minutos jugados y problemas de faltas en ambos partidos—. Tiempo atrás podíamos tener dudas de sus minutos, pero, aunque le ha costado buena parte de la primera vuelta, ha acabado convenciendo a Plaza y ya tiene un sitio importante en su rotación. Incluso en el trascendente partido de esta semana en la Euroliga contra el Baskonia —derrota—, estuvo 23 minutos en cancha en los que valoró 17. Otro que está en un momento imponente es Edy Tavares. Sin lanzamientos en juego, fue capaz de hacer 19.2 contra un GBC que siempre es complicado para los interiores. Lleva cuatro partidos por encima de la decena en la ACB y en la Euroliga ha pasado de 20 en cuatro de los últimos cinco. Ni los más optimistas esperaban tal aportación del caboverdiano. Su rival, el Bilbao Basket, viene de conceder un pico a otra de las torres de la liga: Pustovyi. La baja de Gladness le resta mucho potencial interior a los hombres de negro. La semana que viene el Madrid viaja a Andorra, que acaba de reforzar su juego interior con el exbaskonista Colton Iverson.

Segundo nivel. Bojan Dubljevic volverá a ser baja, así que Pleiss se mantiene entre los pívots interesantes para la jornada. El alemán siempre ha superado la veintena cuando ha faltado el montenegrino y lleva una media de 23.5 sin él. La del Obradoiro no es de la defensas más exigentes. Cuando regrese Dubi, la historia será diferente. Su par de esta semana, Artem Pustovyi, lleva tres partidos jugando más de 30 minutos y con grandes valoraciones: 18, 17 y 36. Dos de ellos fueron contra defensas muy difíciles: GBC y Unicaja, así que también puede hacerlo bien contra el Valencia. A pesar de que fue eliminado por faltas en la última jornada en el pico contra el Bilbao Basket, consiguió jugar 32 minutos.

En el tercer peldaño encontramos otra opción de bandera: Carlos Suárez lleva tres grandes valoraciones consecutivas —25.2, 28.8 y 18— y siete jornadas sin bajar de la decena. Si queremos diferenciarnos con la segunda bandera interior, puede ser una opción interesante contra el Burgos, aunque su par no es de los más inofensivos —Thompson—.

He dejado fuera de la lista a un Kelly que ha sido de los pívots más destacados de las últimas jornadas y que ahora está sumido en una serie de partidos complicados. Salvó el encuentro contra el Baskonia con un 16 y ahora tendrá que enfrentarse al GBC y al Valencia Basket, ambos entre las tres mejores defensas interiores. Igual logra salvarlos, pero con las grandes opciones que hay en la lista, no parece razonable arriesgar con un interior que tiene un calendario tan complicado. Otro que podría cumplir pero que no tiene el mejor de los partidos es Jordan. Se enfrenta a un Barça que lo dejó en 10 en la primera vuelta y contra el que nunca ha superado los 12. Tampoco entró Felipe Reyes, que sigue aprovechando cada minuto en pista —lleva más puntuación en el SM que minutos de juego en los últimos partidos—. Menos de 13 minutos le bastaron contra el GBC para sumar 18 de valoración (eso sí, lo que jugó fue contra la segunda unidad de los donostiarras). Con tan poco tiempo en pista, no hay razón para que entre en una lista en la que ya hay dos banderas en el primer nivel y otra en el tercero. El inminente regreso de Randolph no augura que vayan a crecer los minutos del capitán blanco en próximos partidos. Sebas Saiz aprovechó un calendario favorable para sumar 15.6, 20.4 y 21.6; pero tendremos que aguardar a la semana que viene para pensar en él como opción de bandera en los pívots. Su rival de esta, el Unicaja, es la mejor defensa interior a domicilio. Lo mismo aplica para su compañero Thompson, esta no parece la mejor semana para ir con él.

El equipo del blog

Como con Andrómenas salí con el mismo equipo que en mi mejor, ya sabéis que ha ido fatal. Pierdo casi 400 puestos y quedo 1619º. Sin comentarios.

Esta semana repartiré las banderas entre los bases y los pívots. Van Rossom deja su sitio para el regreso de Doncic. En los aleros entra Neal por Vidal y en los pívots Shermadini por Kelly. Queda un equipo muy de mi gusto, solo me ha faltado un cambio para poder meter a Soko en lugar de Schilb.